Residentes Langreo

Conéctate para seguir esto  
  • entradas
    16
  • comentarios
    0
  • visitas
    3.085

Contribuidores de este blog

Sobre este blog

Entradas en este blog

 

Blog de la Semfyc Guia terapéutica en AP

Nuevo Blog: Guía Terapéutica en Atención Primaria   Estimado/a compañero/a,
La Guía Terapéutica en Atención Primaria basada en la selección razonada de medicamentos (GT) fue publicada por primera vez en el año 2002. Hoy, gracias a tu apoyo, se ha iniciado este blog www.guiaterapeutica.wordpress.comen el que se van a manetener actualizados y se van a difundir todos los contenidos de la Guía. Su objetivo principal es el de explicar los criterios de selección y las propuestas terapéuticas que aparecen en la GT para más de 400 problemas de salud propios de la AP. Consúltalo e infórmate.

anaguti

anaguti

 

Jornada Puertas Abiertas Hospital Valle Nalón

El día 4 de abril a las 11 de la mañana se celebrará en el Salón de actos del Hospital Valle Nalón una JOrnada de Puertas Abiertas para presentar el hospital a todo aquel MIR o EIR de familia que valore la posibildad de realizar su residencia con nosotros, así como solucionar las dudas y preguntas que se planteen. Estais todos invitados!Os esperamos! Jornada puertas abiertas HVN.pdf

anaguti

anaguti

 

Competencias del MIR

Adjunto tres artículos del Dr. Jesús Morán Barrios, jefe de estudios del Hospital Universitario de Cruces, que creo que son interesantes para todo MIR y para todo profesional sanitario. Habla del concepto de profesionalismo y de las competencias que debemos adquirir durante la residencia, que no se reducen a los conocimiento y a las técnicas. 1_Morán-Barrios Ponencia AE Pediatria 2013 .pdf Reinventar la formacion de especialistas Moran_Ruiz de Gauna %281%29 - copia.pdf Nuevo profesional Nueva sociedad.pdf

anaguti

anaguti

 

Medicalización de la vida

Muchos de vosotros habréis visto el video del Colegio de Médicos de Bizkaia diseñado para  la campaña «Así es la Vida»,difundido a través de la web del colegio de médicos y de otros medios de comunicación. ( www.cmb.eus). Es  una iniciativa para incidir sobre la excesiva medicalización que estamos haciendo actualmente de la vida, convirtiendo situaciones inherentes a la vida en  cuadros patológicos. El videoclip presenta cuatro ejemplos muy habituales de medicalización de la vidaLa gestión de las pérdidas, los riesgos de consultar al Dr. Google, la medicalización en la mujer y en la infancia, y la medicalización en las personas mayores. Merece una visita y una reflexión.   Por otro lado, en el blog AMF de la Semfyc dejan un enlace interesante a otro blog, médicocrítico, donde Javier Padilla desmonta con argumentos el título de su entrada “ El paciente es hiperdemandante e irraciona”. La dirección web es  http://medicocritico.blogspot.com.es/2016/02/salmo-responsorial-el-paciente-es.html.   En ella parte de una serie de argumentos que nos sonarán familiares, como..... No le damos recetas en urgencias porque entonces los pacientes vienen siempre a urgencias y nunca a su médico. Le hacemos siempre radiografía de tobillo a un esguince (con independencia de lo que digan las reglas de Ottawa) porque sino vuelven una y otra vez a Urgencias del hospital. Le pongo el antiinflamatorio pinchado porque el paciente cree que así le estoy dando una asistencia mejor. Si quiere antibiótico le pongo antibiótico, porque sino va a volver y se lo va a dar otro.
En este blog basándose en bibliografía existente razona para desmontar esos pensamientos.    

anaguti

anaguti

 

Medicación de urgencia en los centros de salud

¿De qué hablamos?
Por definición, cualquier centro sanitario puede ser el lugar donde se tenga que atender de forma inicial todo tipo de patología urgente. Ello no significa que todos los dispositivos asistenciales tengan que contar con la misma dotación instrumental y farmacológica ni que la atención urgente no se preste con la mayor profesionalidad.

En ocasiones la situación urgente en atención primaria, no se tratará de una emergencia vital propiamente dicha sino de una enfermedad aguda leve, del agravamiento de un proceso crónico previo (HTA, enfermedad cardíaca o respiratoria), u otras situaciones como el empeoramiento de un paciente con una enfermedad avanzada o en fase terminal.

La dotación de medicación para la actuación de emergencias en los centros de salud, debe estar presidida por criterios de proporcionalidad y racionalidad. No procede disponer de todo tipo de fármacos si no se tiene el adiestramiento necesario para su administración. Asimismo no han de tener el mismo equipamiento centros de salud con área de urgencias específica o alejados de los hospitales, que aquellos únicamente funcionando en jornada habitual y cercanos a un hospital.

El stock de medicación existente en los centros de salud ha de ser el establecido por los respectivos servicios de salud. Pueden incluso existir peculiaridades derivadas de la dispersión geográfica que hagan necesario disponer de medicación adicional de uso no estrictamente urgente para ser facilitada a los pacientes en tanto puedan acceder a una farmacia (antitérmicos, analgésicos y antibióticos).

Se dispondrá únicamente de la medicación autorizada por los servicios de salud correspondientes evitando la presencia de medicamentos caducados, en mal estado o procedente de muestras gratuitas. Es obvio señalar que sólo se utilizarán para las indicaciones aprobadas en ficha técnica.

Por último, hay que tener en cuenta que la administración de ciertos fármacos necesarios en situaciones urgentes requiere la utilización de exploraciones complementarias (analíticas para determinación de parámetros bioquímicos o hematológicos) o de cierto aparataje no disponible en atención primaria (caso de monitorización). La mayoría de las veces en situaciones críticas el médico actuará con un planteamiento sindrómico, sin disponer de mayores apoyos que una correcta historia clínica, anamnesis, exploración física, toma de constantes vitales y electrocardiógrafo. La administración de un medicamento sin disponer de dispositivos de monitorización de ciertos parámetros, puede ser incluso más peligrosa que una actitud vigilante mientras se procede a la evacuación o a la llegada de otro dispositivo que disponga de más tecnología.   Organización de los botiquines de urgencia en el centro de salud
La atención urgente que se ha de realizar en el centro de salud ha de tener una organización interna integrada que contemple no solo los aspectos materiales sino los organizativos y de coordinación con los servicios de traslado medicalizado de cada comunidad autónoma.

Se han de seguir las normas de control, custodia, reposición y mantenimiento de los botiquines que establecen los servicios de salud, sin olvidar el registro de los opiáceos.

Es conveniente designar un equipo de responsables que se encargue del control habitual del botiquín, que revise las caducidades, las condiciones de fotosensibilidad y termolabilidad, que reponga el material utilizado y que en ocasiones sugiera a las autoridades responsables, a través de las respectivas Comisiones de Uso Racional del Medicamento o similares, la inclusión o retirada de un fármaco concreto en función de la información científica disponible.

Los botiquines de urgencia han de estar ubicados en el área reservada a la atención urgente. La zona ha de contar con una temperatura estable y se ha de evitar la exposición extrema a la luz.

Los cajetines para la medicación han de estar perfectamente rotulados separando lo que es de estricta emergencia de aquella otra medicación que no lo es.

Los medicamentos termolábiles han de estar protegidos conservándose en el frigorífico a la misma temperatura que las vacunas (2-8 ºC).

A continuación se establecen unas recomendaciones sobre las medicaciones a utilizar en urgencias de atención primaria (tabla 1). Por ello no se han recogido los problemas de los usos crónicos de las mismas ni sus efectos secundarios a largo plazo.  Tabla 1. Medicamentos que han de estar presentes en los botiquines de los centros de salud. Fármaco Indicaciones Presentación, dosis y vías Precauciones (P), contraindicaciones (C) y efectos secundarios (ES) Embarazo (E) y lactancia (L) Adenosina Taquicardia paroxística supraventricular incluyendo síndrome de WPW. Amp. 6 mg/2 ml.  Adultos: 3 mg en bolo IV (iny. de 2 min), si no es efectivo, administrar 6 mg, si no es efectivo, 12 mg. Niños: dosis eficaz: 0,0375 y 0,25 mg/kg. P: precisa monitorización y material de RCP. Precaución en enfermedades pulmonares obstructivas y antecedentes de enfermedad coronaria. Puede aparecer fibrilación o flutter auricular en pacientes con taquicardia ventricular asociada a vías de conducción accesorias. C: bloqueo AV de 2º o 3ergrado, síndrome del seno enfermo, broncoespasmo. Potenciado por: dipiridamol, verapamilo, bloqueantes del calcio, diazepam. Inhibido por: teofilina y quinidina. E: no hay datos, valorar riesgo-beneficio. L: contraindicada. Adrenalina 1%F Parada cardiorrespiratoria. Anafilaxia. Laringitis aguda. Bronquiolitis aguda. Amp. 1 mg/ml.  Adultos: s.c., i.m. 0,3-0,5 ml de una sol 1:1.000. I.v.: diluida (1 amp. + 9 ml SSF): 0,1-0,25 mg (1-2,5 ml) lento, en RCP: 0,5-1 mg (5-10 ml) cada 5 min; intraósea: en RCP: 1 mg; puede repetirse cada 3-5 min; endotraqueal: En RCP: 2-2,5 mg. Niños: s.c., i.m. (en crisis de asma y anafilaxia): 0,01 mg/kg (0,01 ml/kg de sol 1:1.000); máx. 0,5 ml/dosis. I.v. (RCP): 0,1 ml/kg de sol 1:10.000; intratraqueal (RCP): dosis inicial y siguientes: 0,1 ml/kg de la dilución 1:1.000; intraósea (RCP): 0,1 ml/kg de sol 1:10.000. Nebulización (laringitis, bronquiolitis): 0,5 ml/kg/dosis de adrenalina 1/1.000 (máx. 5 ml). P: ancianos, enf. pulmonar crónica, hipertrofia prostática, diabetes.  C: insuf. cardiaca, cardiopatía isquémica y arritmias, HTA grave, feocromocitoma, arteriosclerosis cerebral, glaucoma de ángulo cerrado. E: no hay estudios, valorar riesgo/beneficio. L: contraindicada. Alprazolam Agitación. Comp. 0,25 mg, 0,5 mg, 1 mg,  2 mg, 3 mg, got 0,75 mg/ml. Adultos: v.o. 0,5-6 mg/día repartidos en 3 tomas. P: sensibilidad a benzodiacepinas. ES: sedación. E y L: contraindicado. AmiodaronaF Taquicardia paroxística supraventricular. Taquicardia ventricular. Fibrilación ventricular resistente a defibrilación. Amp. 150 mg/3 ml. Adultos: iny. i.v.: 5 mg/kg (duración de iny. no debe ser <3 min). Existe alternativa de perfusión lenta en 24 h. RCP: IV 300 mg (o 5 mg/kg) diluidos en 20 ml de SG5. Después de la tercera descarga en RCP avanzada se administran 300 mg de amiodarona. P: administrar bajo control electrocardiográfico. C: hipersensibilidad a yodo. Bloqueo AV. ES: bradicardia, arritmias, insuficiencia cardiaca. E: C. L: contraindicada. Antibióticos Uretritis o prevención de enfermedades de transmisión sexual en caso de violación. Azitromicina 500 mg, 2 comprimidos +CeftriaxonaF 250 mg, 1 vial para administración IM. C: alergia a betaláctamicos. Azitromicina: E: B.L: E. evitar. Cefriaxona: E: B.L: se excreta en leche, valorar riesgo/beneficio. Amigdalitis estreptocócica. Benzilpenicilina-Benzatina IM <10 años: 600.000 UI. >10 años 1.200.000 UI. C: alergia a betaláctamicos. E: B. L: precaución. Aspirina Analgesia. Sospecha de IAM. Comp. 500 mg.  Adultos: analgésico: 500 mg/6 h. Antiagregación: 75-325 mg/día. Antiinflamatorio: 0,5-1 g/4-6 h; dosis máx: 6 g/día. C: niños. P: anticoagulados o con antecedentes de hemorragia digestiva. E: C en 1er y 2º trimestre, D en 3er trimestre. L: contraindicada. AtropinaF Bradicardia sintomática. Bloqueo AV. Intoxicación por organofosforados. Amp. 1 ml/mg. Adultos: bradicardia: 0,5 mg IV cada 5 min hasta 2 mg. Niños:SC. Anticolinérgico: 10 mcg/kg/4-6 h, máx. 400 mcg. P: insuf. cardiaca, renal o hepática. Evitar en niños y ancianos salvo que sea imprescindible.  C: broncoespasmo, glaucoma, íleo intestinal, colitis ulcerosa severa, miastenia gravis. ES: cicloplejia, midriasis, fotofobia, taquicardia y arritmias. E: C. L: contraindicada. Biperideno Distonías. Sintomatología extrapiramidal. Amp. 5 mg/ml. Comp. 2 y 4 mg. Adultos: v.o 1 mg/12 h; i.m. o i.v. lenta (distonía aguda por fármacos): 2 mg, repetibles cada 30 min hasta máx. 8 mg en 24 h. Niños: no recomendado. P: biperideno es antagonizado por metoclopramida. C: glaucoma de ángulo agudo no tratado, estenosis mecánica del tracto gastrointestinal, megacolon, adenoma prostático, taquicardia grave. ES: trastornos gastrointestinales, mareo, visión borrosa, taquicardia, alucinaciones. E: C. L: evitar. Bromuro ipratropio Broncodilatador. Sol. para nebulizador 500 mg/2 ml. Adultos: ataque agudo (junto a otros broncodilatadores): monodosis para nebuliz: 500 mcg; repetir cada 6 h hasta estabilización. Niños: nebulizado junto a salbutamol, en mayores de 2 años. 250 μg/dosis en <6 años; y 500 μg /dosis en >6 años. Se puede repetir cada 20 minutos, máx. 1 mg/día y frecuencia no superior a 6 h. P: insuf. renal o hepática, miastenia gravis, obstrucción vesical. ES: cefalea, nerviosismo. E: B. L: efecto desconocido, usar con precaución. BudesonidaF Broncoespasmo. Laringitis aguda en niños (alternativa a dexametasona). Suspensión para nebulización: Amp. 0,25 mg/ml; 0,5 mg/ml.  Adultos: 1-2 mg/12h nebulizado. Niños: en laringitis nebulización única de 2 mg. ES: candidiasis orofaríngea y disfonía. E: B. L: compatible. Butilescopolamina Analgesia. Cólico renal, y biliar. Estertores premortem paciente con enfermedad avanzada. Amp. 20 mg/ml. Adultos: 20-40 mg/6-12 h; máx: 100 mg/día. Niños: no recomendado. P: insuf. cardiaca, renal o hepática, hipertiroidismo, asma bronquial. Evitar su uso en niños y ancianos salvo que sea imprescindible. C: glaucoma, íleo intestinal, colitis ulcerosa severa, miastenia gravis. ES: cicloplejia, midriasis, fotofobia, taquicardia y arritmias, hipertermia. E y L: no establecida su seguridad. Captopril HTA. Tratamiento de insuficiencia cardiaca. IAM. Comp 25, 50, 100 mg. Adultos: HTA: inicialmente 12,5 mg/12 h, mantenim: 25-50 mg/12 h; máx: 450 mg/día. No se recomienda s.l. por posible respuesta hipotensora intensa (preferible v.o.). ICC: inicialmente 6,25-12,5 mg/8 h; incremento gradual hasta mantenim 75-150 mg/día repartidos en 2-3 tomas. IAM con disfunción ventricular izquierda: prueba inicial con 6,25 mg; si tolera, 12,5 mg/8 h; máx 50 mg/8 h. Niños: oral 0,5-1 mg/kg/día cada 8 horas (máx 6 mg/kg/día). P: vigilar estrechamente si aparece hipotensión con primera dosis. Reducir dosis en edad avanzada. Insuf. renal (ajustar dosis) y junto con IECA, ARA II o aliskirén. C: angioedema por IECA. ES: tos seca, hipotensión, mareo, edema angioneurótico, hiperpotasemia, fracaso renal agudo en estenosis de arteria renal, neutropenia, trombopenia, anemia. E: contraindicado 2º y 3er trim. 1er trimestre no recomendado. L: compatible pero se excreta en pequeñas cantidades (valorar riesgo-beneficio). Carbón vegetal Intoxicaciones. Susp. oral 200 mg/ml, frasco de 25 g, de 50 g, caps. 225 mg, caps. 200 mg. Adultos: dosis única de 50 g.  Niños: 1 g/kg. P: administrar mediante sonda nasogástrica en pacientes con alteración del nivel de conciencia. No recomendado tras la ingestión de productos corrosivos del tipo de ácidos y bases fuertes. E y L: aceptado por no existir absorción sistémica. Ciclopentolato colirio Efecto ciclopléjico (analgesia en iritis y queratitis por relajación músculo ciliar) y midrático (exploración fondo ojo). Colirio 1%. Adultos: fondo ojo: 1 gota, repetir a los 5 min, explorar a los 45 min. Tratamiento: 1 gota/6-8 h. Niños: <1 año: al 0,5% (diluirlo) 2 instilaciones separadas 10 min.; >1 a.  C: glaucoma de ángulo estrecho. ES: absorción sistémica (efectos atropínicos), aumento de la presión intraocular, visión borrosa, fotofobia. E: sin información. L: precaución. Clonazepam Convulsiones y estatus epiléptico en adultos. Amp. 1 mg/ml. Adultos: i.v. lenta (diluir en SSF o G5%.): 1 mg. Repetible 1-4 mg (máx. 10 mg). P: ancianos.  C: insuf. respiratoria, miastenia gravis, drogodependencia o dependencia alcohólica. ES: somnolencia, mareo, trastornos mentales, hipotensión y apnea (en administración iv). E: D. L: evitar. Dexametasona Antiinflamatorio en adultos. Laringitis aguda en niños. Comp. 1 mg, 4 mg y 8 mg. Amp. 4 mg/ml y 40 mg/5ml. Adultos: 8 mg s.c o i.v. Niños: laringitis leve: 0,15 mg/kg v.o. dosis única, laringitis moderada-grave: 0,6 mg/kg v.o., i.m, dosis única. Las de los corticoides. E: C. L: no hay datos. Dexclorfeniramina Urticaria. Anafilaxia. Rinoconjuntivitis alérgica. Prurito. Comp. 2 mg. Sol. oral 2 mg/5mg. Sol. para inyectable 5 mg. Adultos: v.o 2 mg/4-6 h (máx. 12 mg/día). S.c., i.m., o i.v. lenta (diluido): 5 mg, repetible cada 6 h hasta máx. 20 mg/día. Niños >2 años: 0,2 mg/kg/día, 3 dosis. P: epilepsia. Evitar alcohol, sedantes y conducción. En ancianos, reducir dosis al 33-50%. ES: anticolinérgicos (retención urinaria, sequedad de boca, visión borrosa), sedación o somnolencia. E: B. Contraindicado en primer trimestre. L: no hay datos. DiazepamF Agitación, ansiedad y convulsiones. Comp. 5 mg. Sol. para inyectable 5 mg/ml. Sol. para administración rectal 5-10 mg/2,5 ml. Adultos: ansiedad 2-10 mg 2 a 4 veces/día. Crisis de angustia, deprivación alcohólica o abstinencia de opioides: 10 mg i.m. o i.v. (lento). Estatus epiléptico: 2,5-10 mg i.v. lentos. Niños: crisis convulsiva: i.v 0,3 mg/kg, v.r. 0,5 mg/kg. Máx. 10 mg/dosis. Se puede repetir cada 5-10 minutos (máx.1 mg/kg). P: riesgo de depresión respiratoria cuando es administrado iv. Potencia el efecto depresor de otros fármacos. Usar con precaución en ancianos e insuf. hepática. ES: reacciones paradójicas, somnolencia. E: D. L: contraindicada. Diclofenaco Analgésico y antiinflamatorios. Sol. para inyectable 25 mg/ml. Adultos: v.o 50 mg 2-3 veces/día, i.m. 75 mg/día. Niños: 2-3 mg/kg/día repartidos 3-4 dosis, máximo 150 mg/día. Las mismas que otros AINE. E: C. contraindicado en tercer trimestre. L: datos escasos, se excreta en leche. Digoxina Insuficiencia cardiaca congestiva. Arritmias supraventriculares (uso muy restringido fuera del ámbito hospitalario). Sol. iny. 0,25 mg/ml.  Carga parenteral de emergencia: (sin recibir glucósidos cardíacos en las 2 sem anteriores): 0,5-1,0 mg en dosis divididas. C: bloqueo AV, Wolff-Parkinson-White, taquicardia ventricular o en fibrilación ventricular, cardiomiopatía hipertrófica obstructiva. ES: bradicardias y arritmias, alteración de la visión. E: sólo si el beneficio para la madre supera al riesgo fetal. L: compatible. Flumazenilo Depresión respiratoria en intoxicación por benzodiacepinas. Amp. 0,5 mg/5ml y 0,1 mg/1 ml. Adultos: dosis: 0,2 mg en 30 seg; posible repetir 0,3 mg en 30 seg. repetibles cada min hasta total máx. 3 mg. Máx. 1 mg/dosis, y 3 mg/h.  Niños: 0,01 mg/kg en 30 segundos (máx. 0,2 mg). Se puede repetir cada minuto (dosis máx. acumulada en 1 hora 1-3 mg). C: intoxicación por antidepresivos tricíclicos y crisis epiléptica o estatus. ES: náuseas, vómitos, ansiedad y convulsiones en epilépticos. E y L: valorar riesgo/beneficio. Fluoresceínacolirio/tiras Diagnóstico úlcera corneal. Colirio 2%, tiras diagnósticas. Adultos, niños: 1 gota de colirio o 1 tira, mantener ojos cerrados 1 min. P: si anestésico previo, esperar  5 min para instilación de fluoresceína. ES: irritación ocular. E: C. L: compatible. FurosemidaF Diurético para tratamiento de insuficiencia cardiaca y edema agudo de pulmón. Sol. inyectable 20 mg/2 ml. Adultos: i.v., i.m: inicialmente 20-80 mg en una sola dosis. Niños: i.v.: 1-2 mg/kg/dosis. cada 6-8 h; dosis máx. 20 mg/día i.v. ES: hiponatremia, hipopotasemia, depleción de volumen, hipotensión, fracaso renal agudo prerrenal. E: C.Evitar en 1er trimestre. L: contraindicada. GlucagónT Hipoglucemia aguda inducida por insulina. Intoxicación por betabloqueantes. Vial 1 mg/1 ml. Adultos: hipoglucemia: s.c., i.m.: 0,5-1 mg. Sobredosis por betabloqueantes: bolo i.v. de 3-10 mg. Niños: intoxicación: 0,05-0,1 mg/kg i.v. en 1 minuto (máx. 3-5 mg). Hipoglucemia severa: 1/2 ampolla en <4 años, 1 ampolla en >4 años). ES: náuseas, vómitos, hipotensión, hipertensión, taquicardia. E: B. L: compatible. Glucosa 10%, 50% Hipoglucemia sintomática grave. Sol. intravenosa al 10% (10 g/100 ml) y 50% (50 g/100 ml). Adultos: 20-50 ml de glucosa 50% a 3 ml/min.  Niños: 2 ml/kg solución 25% i.v. (se diluye 1 ml/kg de glucosa al 50% en el mismo volumen de agua destilada). Neonatos: 2 ml/kg sol.10% i.v. ES: a velocidad elevada (>4 mg/kg/min), hiperglucemia, diuresis osmótica, deshidratación, coma hiperosmolar. A concentraciones elevadas, fleboirritación.  P: delirium tremens, alcoholismo severo o sospecha de encefalopatía de Wernicke (administrar previamente tiamina). Al suspender la infusión, mantenimiento con sol 5-10% para evitar hipoglucemia de rebote. C: deshidratación hipotónica, anuria, hemorragia intracraneal, alergia a los productos de maíz. E: precaución. L: permitido. HaloperidolF Síntomas psicóticos y agitación. Amp. 5 mg/1 ml. Adultos: i.m. (en emergencias): 10 mg/6 h; máx. 30 mg/6 h. Niños: 3-6 años v.o: 0,01-0,03 mg/kg/día cada 8 horas. 6-12 a: 1-3 mg/dosis i.m. cada 4-8 h; máx. 0,1 mg/kg/día. >12 años: 2,5 mg/dosis cada 1-8 horas, máx.10-30 mg. ES: somnolencia y sedación, sequedad de boca, dificultad para la micción, hipotensión, síntomas extrapiramidales. E: C. L: precaución, se excreta en leche. Hidrocortisona Anafilaxia. Broncoespasmo. Insuficiencia suprarrenal aguda. Comp. 20 mg, vial 100 mg, 500 mg, 1g. Adultos: i.v. Anafilaxia, angioedema (inyección lenta): 500 mg/6-8 h ó 100 mg/2-6 h. Insuficiencia suprarrenal aguda (diluida en 100 ml SSF a pasar en 15 min): 100 mg/6-8 h. Niños: v.o, i.m, i.v 1-2 mg/kg, máx 60 mg. Asma grave: 4 mg/kg i.v., máx. 100 mg. ES: hiperglucemia, hipopotasemia, dispepsia, HTA, glaucoma. E: C. L: se recomienda prednisona o prednisolona por su mínima excreción en leche. Ibuprofeno Analgésico, antiinflamatorio y antipirético. Comp. 200 mg, 400 mg, 600 mg, susp oral 2% y 4%. Adultos: v.o 600 mg/6-8 h; máx: 2,4 g/día. Niños: v.o. 20-30 mg/kg repartidos en 3-4 tomas. C: enfermedad intestinal inflamatoria activa, ulcus péptico activo, hemorragia digestiva, insuf. renal o hepática severa. ES: dispepsia. Instaurar gastroprotección en casos de toma de corticoides, o anticoagulantes orales. E: C, D en 3ertrimestre. L: compatible. IECA (enalapril) Urgencia hipertensiva. Comp. 5 mg, 10 mg, 20 mg. Adultos: v.o. 5 mg/día; dosis habitual: 10-40 mg/día; máx. 40 mg/día.  Niños: v.o.: 0,1 mg/kg/día en 1 ó 2 dosis; aumento gradual (máx. 0,5 mg/kg/día o 40 mg/día). ES: hipotensión, cefalea, mareos, fracaso renal agudo en estenosis bilateral de arteria renal. Hiperpotasemia (especialmente en pacientes con insuficiencia renal crónica o factores predisponentes). E y L: contraindicado.  Insulina rápidaT,F Hiperglucemia diabética. Análogos de insulina rápida (s.c):  Lispo (Humalog, pluma 100 UI/ml), Aspart (Novorapid 100 UI/ml), Glulisina (Apidra 100 UI/ml). Inicio en 5-15 min, pico 30-90 min, duración 4-6 h. Dosis individualizada. ES: hipoglucemia, efectos locales. E: B. L: compatible. Glulisina: sin datos en E y L. Lorazepam Ansiolítico. Grageas 1 mg, 2 mg, 5 mg. Adultos: v.o. 2-6 mg/día repartidos en 2-3 tomas; máx. 20 mg/día. P: reducir dosis en ancianos, hepatopatía y/o nefropatía. ES: alteraciones del comportamiento: disminución del nivel de conciencia, coordinación motora. E y L: evitar. MetamizolF Analgésico y antipirético. Amp. 2 g/5 ml, caps. 500 mg y 575 mg, sobres 1 g, supositorios 1 g y 500 mg, gotas oral 500 mg/ml. Se diluye en 10 ml de SSF para administrarlo en 10 minutos. Adultos: v.o. 500 mg/6-8 h. i.v. (lento) o i.m. (inyección profunda): 1 g/6-8 h. v.r: 1 g/6-12 h. Niños: v.o 40 mg/kg/6 h (máx. 2 g/dosis y 6 g/día). i.v o i.m 40 mg/kg/6-8 h. ES: hipotensión en administración i.v. rápida. Anafilaxia. E: evitar en 1er trimestre y sopesar riesgo/beneficio en el 2º trimestre, contraindicado en 3er trimestre. L: evitar. MetilprednisolonaF Corticoide de acción intermedia. Terapia antiinflamatoria, antialérgica, broncoespasmo. Amp. 4 mg, 8 mg, 16 mg, 20 mg, 40 mg, 250 mg, 500 mg, 1g. Infusión i.v.: diluir en al menos 50 ml SSF o G5%.  Adultos: v.o., i.m., i.v.: 2-60 mg/día repartidos en 1-4 dosis, según patología. Niños: antiinflamatorio: 0,5-1,7 mg/kg/día repartidos en 2-4 dosis v.o., i.m. o i.v. Asma: 1-2 mg/kg i.v. o i.m. ES: síndrome de Cushing, efecto mineralocorticoide. E: C. L: restringir a casos necesarios. Metoclopramida Tratamiento sintomático de náuseas y vómitos. Sol. oral 5 mg/5 ml, amp. 10 mg/2 ml, amp. 100 mg/5 ml comp. 10 mg. Adultos: oral, i.m. o i.v. disuelto: hasta 10 mg/8 h; dosis máx. 0,5 mg/kg/día. Niños: contraindicado. C: uso conjunto con levodopa. ES: somnolencia, sedación, diarrea. Síntomas extrapiramidales. E: B. L: contraindicado. MidazolamF Sedación, tratamiento agitación y anticonvulsivante. Control de síntomas en pacientes con enfermedades en fase terminal. Jer. Sol. oral: 2,5 mg/0,5 ml, 5 mg/0,5 ml, 7,5 mg/0,5 ml, 10 mg/0,5 ml. Niños: crisis convulsiva (bucal): 6 m-1 a: 2,5 mg; 1-5 a: 5 mg; 5-10 a: 7,5 mg; 10-18 a: 10 mg. ES: depresión SNC y respiratoria. E: D. L: contraindicado. Morfina Edema agudo de pulmón. IAM. Amp. 1% y 2%.  Adultos: inyección i.v lenta de 5-10 mg a ≤2 mg/min (diluida a 1 mg/ml). ES: depresión del SNC (depresión respiratoria, somnolencia), vómitos, miosis. E: C. L: compatible si menos de 20 mg/día (valorar riesgo/beneficio). NaloxonaF Depresión respiratoria en intoxicación por opiáceos. Sol. para inyección 400 mg/ml (diluir en SSF o G5%). Adultos: i.v. 400 mcg/2-3 min (máx. 30 mcg/kg).  Niños: 1-2 mg de forma repetida cada 2-3 minutos, salvo en el periodo neonatal (0,1 mg/kg), máx. 8-10 mg. ES: náuseas, vómitos, sudoración. E: B. L: evitar lactancia hasta  24 h desde la administración. Nitroglicerina Tratamiento inicial de sospecha de enfermedad coronaria. Comp. sublingual 0,4 y 0,8 mg. Adultos: subling: 0,4-0,8 mg (masticar y poner debajo de la lengua). Dosis máx./día: 10 mg. ES: cefalea, taquicardia, hipo o hipertensión, síncope, bradicardia, sofocos, rubefacción, mareo y vómitos. E: C. L: contraindicado. Omeprazol Úlcera gástrica y duodenal, esofagitis de reflujo. Profilaxis  gastroenteropatía por AINEs. Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).  Comp. 10, 20, 40 mg.  Adultos: profilaxis de gastroenteropatía por AINE: 20 mg/24 h v.o. Úlcera gástrica, duodenal y ERGE: 20 mg/24 h v.o. Niños: v.o úlcera y ERGE 1 mg/kg/día repartidos en 1-2 dosis (dosis eficaz 0,2-3,5 mg/kg/día, máx 80 mg/día). P: interacción con anticoagulantes orales, anticonceptivos orales, antiagregantes, benzodiacepinas, fenitoína y digoxina. ES: náuseas, cefalea, diarrea o estreñimiento, hipertransaminasemia. Menos frec.: alteraciones hematológicas o  hipomagnesemia. E: C. L: no experiencia (evitar). Paracetamol Analgésico y antipirético. Sol. oral: 100 mg/ml y 150 mg/5 ml, 120 mg/5 ml, supositorios: 150 mg, 250 mg, 300 mg y 600 mg, comprimidos y sobres: 325 mg, 500 mg, 650 mg, 1 g, vial sol. perfus. 10 mg/ml. Adultos: v.o. 0,5-1 g/4-6 h hasta 4 g/día. Infusión i.v. (15 min): si peso >50 kg, 1 g 4 veces/día con intervalo mínimo de 4 h entre dosis; si peso <50 kg, 15 mg/kg/dosis 4 veces/día con intervalo mínimo de 4 h entre dosis; máx. 60 mg/kg/día sin exceder de 3 g/día. Niños: v.o, v.r 15 mg/kg/4 h (máx. 4 g/día). i.v. 15 mg/kg/6 h. ES: toxicidad hepática con sobredosis. Contraindicado en hepatopatía. E: B (vía oral), C (i.v.). L: compatible. Ranitidina Profilaxis y tratamiento del ulcus péptico, gastritis erosiva y esofagitis por reflujo. Amp 50 mg/5 ml.  Adultos: i.v. 50 mg/6-8 h, diluidos, lento (en 15-20 min). Niños >1 mes: i.v 2-4 mg/kg/día repartidos en 3-4 dosis, máx 50 mg/dosis y 150 mg/día. P: ajustar dosis en IR. Interacciona con procainamida y con sulfunirureas. Evitar infusión rápida (arrtimias). C: porfiria aguda. ES: mareo, confusión reversible, cefalea, hepatopatía reversible. E: B. L: compatible pero preferible famotidina. SalbutamolF Efecto broncodilatador. Solución inhalador 0,5%. Adultos: nebulización 0,5-1 ml de sol 0,5% diluidos en 2-5 ml de SSF. Niños: sol 0,5%: 0,03 ml/kg/dosis (máx 1 ml) diluidos en 3 ml de SSF cada 20 minutos, 3 dosis. Se puede repetir si necesario. ES: temblor, palpitaciones y taquicardia. E: C. L: efecto desconocido, no recomendado. Suero salino fisiológico Shock. Hipotensión. Solución i.v. cloruro sódico 0,9%. Adultos: volumen y ritmo según situación clínica (1000-2000 ml i.v.). Niños: 20 ml/kg i.v. en 20-30 minutos. Neonatos: 10 ml/kg i.v. P: enfermedades pulmonares y cardíacas, insuficiencia renal. Neonatos. Embarazadas. ES: hiperhidratación, hipernatremia, hipercloremia, acidosis metabólica, sobrecarga de volumen y edemas. E: permitido. L: permitido. Sulpirida Vértigo periférico agudo. Amp 100 mg/2 ml.  Adultos: 100 mg/8-12 h i.m. P: cardiopatía, Parkinson, epilepsia, glaucoma, hipertrofia de próstata. C: feocromocitoma, tratamiento con levodopa y Q-T largo. Interacción con depresores del SNC y múltiples neurofármacos. ES: somnolencia y sedación. E: C. L: no recomendado. Tiamina
(Vitamina B1) Tratamiento encefalopatía de Wernicke. Amp. 100 mg/ ml. Adultos: 100-300 mg/día i.v. (lenta y diluida) o i.m., 3 días. Continuar mantenimiento v.o. P: en alcohólicos que reciban glucosa i.v. debe administrarse antes tiamina i.m. para prevenir  síndrome de Wernicke-Korsakoff. ES: excitación, cefalea, molestias g-i. i.v, posible shock anafiláctico. E: A (dosis muy altas: C). L: compatible. Tramadol Analgésico opiode (dolor moderado-severo). Amp. 100 mg/2 ml, caps. 50 mg, gotas oral 100 mg/ml, comp. lib. retardada (75 mg, 150 mg, 200 mg, 300 mg, 400 mg). Adultos: v.o, i.m., s.c. o i.v. lenta 50-100 mg/6-8 h. Niños: 1-1,5 mg/kg/día cada 6-8 horas v.o., i.v., i.m. P: evitar en cólico biliar y patología gastrointestinal. C: interacción con antidepresivos tricíclicos y haloperidol (aumenta depresión SNC). ES: depresión del SNC, vómitos, mareo, sudoración. E: C. L: contraindicado. Tropicamida colirio Efecto ciclopléjico (analgesia en iritis y queratitis por relajación músculo ciliar) y midrático (exploración fondo ojo). Colirio 1%. Adultos: tratamiento, 1 gota/12 horas para disminuir el dolor. Exploración: 1 gota, repetir a los 5 min, explorar a los 15 min. C: glaucoma de ángulo estrecho. ES: absorción sistémica (efectos atropínicos), aumento de la presión intraocular, visión borrosa, fotofobia. E: sin información. L: precaución. Vitamina K1F Disminución del efecto anticoagulante de los anticoagulantes orales. Amp. oral (10 mg/1 ml). INR 5-9 sin hemorragia: 1-2,5 mg v.o., principalmente si riesgo de sangrado. INR 9-20 sin hemorragia: 3-5 mg v.o., monitorizando INR y repitiendo 1 nueva dosis, si es preciso, de 12 a 48 h después. INR >20 o sangrado: tratamiento hospitalario. P: no vía i.m. emplear si sospecha de coagulopatía. Monitorizar INR. E: C. L: compatible. i.m.: intramuscular; i.v.: intravenoso; s.c.: subcutáneo; v.o.: vía oral; v.r.: vía rectal.
Comp.: comprimidos.
Caps.: cápsulas.
Amp.: ampolla.
SG5: suero glucosado 5%.
Sol.: solución.
SSF: suero salino fisiológico.
F: fotosensible (conservarse protegido de la luz natural o artificial. Si fuera necesario extraerlo de su envase original, o para su administración se protegerá con papel de aluminio o papel opaco).
T: termolábil (conservar en nevera entre 2 y 8 ºC).

E: embarazo.
L: lactancia. 
P: precauciones.
C: contraindicaciones.
ES: efectos secundarios. *Clasificación teratogenicidad según FDA:
  A: los estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas no han podido demostrar riesgo para el feto por la utilización del fármaco en ninguno de los tres trimestres de la gestación. B: los estudios en animales no han demostrado un efecto adverso sobre el feto, pero no hay estudios clínicos adecuados y bien controlados hechos en mujeres embarazadas. C: no hay estudios adecuados y bien controlados en humanos. Los fármacos incluidos en esta categoría sólo deben utilizarse cuando los beneficios potenciales justifican los posibles riesgos para el feto. D: existe evidencia de riesgo para el feto basada en datos de investigación, datos post-comercialización, registros de reacciones adversas o estudios en humanos, aunque los beneficios potenciales de su uso en mujeres embarazadas pueden ser aceptables a pesar de los riesgos probables en algunas situaciones.
NOTA: los autores no se responsabilizan de posibles errores de transcripción o de cambios en las dosis o recomendaciones según la evidencia científica vigente en cada momento, quedando la responsabilidad de administración de los tratamientos en el médico prescriptor.

Agradecimientos: los autores desean agradecer a Silvia Herrero Hernández, farmacéutica de la Dirección Asistencial Noroeste de la Gerencia de Atención Primaria de Madrid, su colaboración.   Carro de parada
El material aconsejable se contiene en la tabla 2.
   Tabla 2. Medicación del carro de parada.   Medicación Unidades Fundamental* Adrenalina al 1 mg/1 ml ampolla 1 ml 10 Amiodarona 150 mg ampolla 3 ml 4 Fisiológico suero ampolla 10 ml 4 Hidroxietilalmidón 6% fr 500 ml 4 Fisiológico suero fr 500 ml 4 Glucosado suero 5% fr 50 ml 2 Situación de periparada # Adenosina 6 mg ampolla 2 ml 6 Atropina 1 mg/1 ml ampolla 1 ml 2 Cloruro mórfico 1% ampolla 1 ml 2 Diazepam 10 mg/2 ml ampolla 2 ml 2 Diazepam microenemas 5 mg 2 Diazepam microenemas 10 mg 2 Flumazenilo 0,5 mg/5 ml amp 5 ml 2 Furosemida 20 mg ampolla 2 ml 6 Hidrocortisona 100 mg vial 4 Midazolam 5 mg/5 ml ampolla 5 ml 2 Naloxona 0,4 mg ampolla 1 ml 10 Nitroglicerina 400 mcg/puls aerosol 1 envase Glucosado suero 50% fr 100 ml 2 Fuente. Listado definido por el grupo de trabajo de botiquines coordinado por la Subdirección General de Compras de Farmacia y Productos Sanitarios. Consejería de Sanidad. Comunidad de Madrid.
 
* Fundamentales: aquellos imprescindibles en la parada y que deben situarse dentro de los cajetines del carro.
# Situación de periparada: aquellos cuya utilización es posterior a la parada y pueden situarse en un recipiente fuera del carro pero que es conveniente que se encuentren agrupados para facilitar su localización.   Maletines de urgencia
Aunque existe una amplia cobertura por parte de los servicios de emergencia medicalizados, en muchas ocasiones será el centro de salud la primera estructura en prestar una atención urgente tanto en el propio centro de salud como fuera del mismo ya sea en la vía pública o el domicilio del paciente.

Por ello dependiendo de las características del centro es conveniente disponer de diferentes sistemas para prestar una asistencia de calidad fuera del centro de salud. Estos se pueden dividir en:
  Maletín de médico (tabla 3) y maletín de enfermero para atención domiciliaria. Al igual que el botiquín de urgencias el maletín ha de ser revisado habitualmente comprobando la existencia de un stock mínimo, y la caducidad de los fármacos. Maletas tipo contenedor o caja de herramientas, a ser posible con ruedas, que deberán contener todo el material para emergencias, con medicación, instrumental, dispositivos de apertura y mantenimiento de la vía aérea, sueroterapia, oxigenoterapia, así como defibrilador portátil y aspirador. Lógicamente la misma medicación de uso urgente ha de estar presente tanto en el botiquín estable de la zona de urgencias del centro de salud como en las maletas para actuaciones ante posibles patologías de riesgo vital que sucedan fuera del área de urgencias del centro de salud.    Tabla 3. Medicaciones que ha de contener el maletín del médico para atención domiciliaria.
(Larrubia Muñoz O, 2009) Acido acetilsalicílico (comprimidos). Adrenalina (ampollas). Atropina (ampollas). Biperideno (ampollas). Captopril (comprimidos). Clorpromazina (ampollas). Dexclorfeniramina (comprimidos y ampollas). Diazepam (comprimidos, ampollas, y microenemas). Diclofenaco (comprimidos y ampollas). Flumazenilo. Furosemida (comprimidos y ampollas). Glucagón (jeringa precargada). Glucosa 50% (ampollas 20 ml). Hidrocortisona (viales). Metamizol (cápsulas y ampollas). Metilprednisolona (ampollas). Metoclopramida (ampollas). Morfina. Naloxona. Nitroglicerina (aerosol). Paracetamol (comprimidos). Prednisona. Salbutamol (aerosol).   Bibliografía Carlavilla Martínez AB, Castelbón Fernández FJ, García Sanchez JI, et al. Manual de Diagnóstico y Terapéutica Médica. Hospital 12 de Octubre. 6ª ed. Madrid: MSD; 2007. De la Torre Espi M, Molina Caballero JC. Convulsiones. En: Protocolos diagnóstico-terapéuticos de Urgencias Pediátricas SEUP-AEP. 2ª ed. Madrid: Ergon; 2010. p. 45-50. ISBN 13: 978-84-8473-857-2. Domínguez Ortega G, Molina Cabañero JC, de la Torre Espí M. Manual de urgencias pediátricas. 1ª ed. Madrid: Ergon; 2008. ISBN 13: 978-84-8473-699-8. Larrubia Muñoz O, Taravilla Cerdán B. Medicamentos de urgencia en atención primaria. JANO. 2009;1751:21-4. Nolan JP, Soar J, Zideman DA, Biarent D, Bossaert LL, Deakin C, et al.; ERC Guidelines Writing Group. European Resuscitation Council Guidelines for Resuscitation 2010 Section 1. Executive summary. Resuscitation. 2010;81(10):1219-76. PubMed PMID: 20956052 Sánchez Luna M, Franco ML. Shock Neonatal. En: Protocolos Diagnóstico Terapeúticos de la AEP: Neonatología. 2ª ed. Madrid: Ergón Creación; 2008. p. 535-46. ISBN 13: 978-84-8473-908-1. Teus MA, Arranz-Márquez E, López-Guajardo L, Jiménez-Parras R. Fondo de ojo. An Pediatr Contin. 2007;5:163-6. Texto completo   Más en la red Bovaira García MJ, Lorente Fernández L, de la Rubia Nieto MA, San Miguel Zamora MT. Conservación de medicamentos termolábiles. Murcia: Hospital Universitario “Virgen de la Arrixaca”; 2004. Disponible en: http://www.sefh.es/pdfs/ConservacionDeMedicamentos.pdf E-medimecum. Guía online de terapia farmacológica. Copyright de Luis F. Villa Alcázar (2014). 19ª Edición. Disponible en: http://www.medimecum.com/ Guía de prescripción terapéutica. Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Disponible en: http://www.imedicinas.com/GPTage/Open.php?cDAw Naya Cendón C, Souto Blanco E, Rodríguez de la Iglesia MA, García Sambade F. Lesiones corneales traumáticas. Fisterra. Disponible en:http://www.fisterra.com/guias-clinicas/lesiones-corneales-traumaticas/#1844 U.S Department of Health & Human Services. Content and Format of Labeling for Human Prescription Drug and Biological Products; Requirements for Pregnancy and Lactation Labeling (Federal Register/Vol. 73, No. 104/Thursday, May 29, 2008). Disponible en: http://www.gpo.gov/fdsys/pkg/FR-2008-05-29/pdf/E8-11806.pdf. Disponible en: http://chemm.nlm.nih.gov/pregnancycategories.htm   Autores   Esteban González López Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria (1)   Patricia González Ríos Médico Especialista en Pediatría (2)   (1) Centro de Salud Universitario Villanueva de la Cañada. Madrid. España.
(2) Hospital Infantil Universitario Niño Jesús. Madrid. España.

Universidad Autónoma de Madrid.    

verovaz

verovaz

 

El Observatorio de Salud en Asturias

Desde el pasado 22/01/2016 los mas observadores se habran dado cuenta de que en el OMI aparace un nuevo icono. Se trata del  Observatorio de Salud en Asturias... ¿nunca has oido hablar de él? no te preocupes no eres el único. El proyecto se inicio hace cinco años y depende de la Dirección General de Salud Pública. Entre sus funciones destacan los rankings de los concejos en función de diversos indicadores de determinantes de la salud y de resultados siguiendo el modelo de los County Health Rankings de la Universidad de Wisconsin (ya sabes, la salud la determinan muchos más factores que el sistema sanitario). Por otra parte la base de datos Asturias Actúa en Salud que recoge recursos (activos) (Asociaciones, Parques, Sendas, Polideportivos, Centros de Salud, Planes Municipales....), y también actividades vinculadas al bienestar de la comunidad (talleres, jornadas, charlas,...etc.) de los municipios. Conocen por tanto necesidades de los municipios  y sus riquezas, sus recursos (enfoque positivo de la salud). Esa base de datos se está conectando al OMI-AP en varios Centros de Salud para que los sanitarios puedan recomendar esos recursos y actividades en la consulta (Social Prescribing en inglés) y ademas se actualizó la Aplicación móvil del Observatorio, gratuita y disponible en App Store y Play Store. Toda esta información esta dirigida a pasar a la acción. Cabe destacar que hay un gran interés en empezar a trabajar en esa línea en nuestra área.   Os dejo algunos enlaces y añado al área de descargas la presentacion del OBSA impartida en Sotrondio el pasado 22/01/16 que espero sea de vuestro interes.   https://saludcomunitaria.wordpress.com/2015/08/25/app/   http://www.rtpa.es/asturias:-Cuatro-centros-de-salud-asturianos-impulsan-la-prescripcion-social_111434192477.html  

david

david

 

The Role of Social Media in Residency Education and Strategies on Implementation

Recomendaciones del  Council of Residency Directors (CORD) Social Media Committee sobre rol de las redes sociales en la formación mir... Abstract:
Social media (SM) is a form of electronic communication through which users create online communities and interactive platforms to exchange information, ideas, messages, podcasts, videos, and other user-generated content. Emergency medicine (EM) has embraced the healthcare applications of SM at a rapid pace and continues to explore the potential benefit for education. Free Open Access Meducation has emerged from the ever-expanding collection of SM interactions and now represents a virtual platform for sharing educational media. This guidance document constitutes an expert consensus opinion for best practices in the use of SM in EM residency education. The goals are the following: 1) Recommend adoption of SM as a valuable graduate medical education (GME) tool, 2) Provide advocacy and support for SM as a GME tool, and 3) Recommend best practices of educational deliverables using SM. These guidelines are intended for EM educators and residency programs for the development and use of a program-specific SM presence for residency education, taking into account appropriate SM stewardship that adheres to institution-specific guidelines, content management, Accreditation Council for GME milestone requirements, and integration of SM in EM residency curriculum to enhance the learner’s experience. Additionally, potential obstacles to the uptake of SM as an educational modality are discussed with proposed solutions. MEDIA-MIR.pdf

david

david

 

2015 NICE: Urinary tract infections in adults

Ésta nueva versión de la guía de ITU, fue complementada con las guías escocesas de ITU (“Management of suspected bacterial urinary tract in adults, 2012), que ampliamente referencia NICE a lo largo de su texto. Éste es el link: http://www.sign.ac.uk/guidelines/fulltext/88/ Entre paréntesis se expresa el nivel de eviencia (A,B,C o D)   Presupuestos básicos y algunas definiciones: La incidencia de ITU es mayor en las mujeres. Alrededor de 10 al 20% de mujeres experimentarán una ITU alguna vez en su vida. Muchas infecciones en hombres serán complicadas y estarán relacionadas a anomalías del árbol urinario, aunque en ocasiones pueden presentarse infecciones, en personas sanas. Bacteriuria asintomática: presencia de bacterias en la orina, a través de un cultivo cuantitativo o microscopía, en una muestra tomada de un paciente sin síntomas típicos de infección del tracto urinario. En contraste con bacteriuria sintomática, la presencia de bacteriuria asintomática debe ser confirmada por dos muestras consecutivas. Los factores de riesgo para bacteriuria asintomática son: género femenino, actividad sexual, diabetes, edad, institucionalización y presencia de catéter urinario. Bacteriuria significativa: generalmente es de 104 UFC/ml. Sin embargo, en mujeres con síntomas compatibles es 102 y en hombres, 103 UFC/ml (siempre y cuando el 80% del crecimiento bacteriano sea debido a un único micro organismo). La mayoría de laboratorio de microbiología sólo son capaces de determinar mínimo de 104 UFC/ml. Síntomas clásicos de ITU: disuria, polaquiuria, dolor supra púbico, urgencia, poliuria y hematuria Infección urinaria leve: menos de tres de los síntomas clásicos de ITU Infección urinaria grave: presencia de tres o más de los síntomas clásicos de ITU Hematuria: presencia de sangre en orina, que puede ser visible (macroscópica) o invisible (hematuria microscópica) Piuria: ocurrencia de más de 104 leucocitos en una muestra recién obtenida de orina. Éste hallazgo, está presente en 96% de pacientes sintomáticos con bacteriuria mayor a 100.000 UFC/ml. La piuria en ausencia de bacteriuria puede ser causada por: presencia de catéter vesical, cálculos urinarios, neoplasias del árbol urinario, infección genital o más raramente, tuberculosis renal Infección del tracto urinario inferior (LUTI): evidencia de infección del tracto urinario con síntomas sugestivos de cistitis (disuria o polaquiuria) sin fiebre, escalofríos o dolor lumbar. Infección del tracto urinario superior (UUTI): evidencia de infección del tracto urinario con síntomas sugestivos de pielonefritis (dolor inguinal, dolor en flanco, fiebre, escalofríos u otras manifestaciones de respuesta inflamatoria sistémica) Primer enunciado (NICE): Los adultos > 65 años, deben tener una evaluación clínica completa antes de sustentar el diagnóstico de ITU y no confiar sólo en la tirilla de citoquímico de orina. El uso de tirillas para procesar el citoquímico de orina, está sujeto a imprecisión. El estándar de oro para el diagnóstico de ITU es el urocultivo. Aunque la técnica de elección para su obtención es la aspiración supra púbica, existen otras técnicas para minimizar los riesgos sobre el paciente, aunque a expensas de contaminación de las muestras (micción espontánea, sonda vesical). Recordar: la bacteriuria no es una enfermedad. Si bien la prevalencia de bacteriuria es rara en pacientes menores de 65 años, la prevalencia incrementa cuando la edad pasa de 65 años. La bacteriuria también es común en pacientes institucionalizados y con catéteres urinarios a largo plazo. Documentar bacteriuria o piuria no es sinónimo de ITU. Tratamiento de ITU en mujeres (conceptos ampliados por NICE desde la guía escocesa) Considere la posibilidad de ITU cuando hayan síntomas o signos de ITU e historia de fiebre o dolor lumbar (D) Use tirillas SOLAMENTE para guiar el tratamiento en mujeres sin comorbilidades, menores de 65 años y que presenten menos de dos síntomas de UTI (B) Una muestra de orina, sometida a prueba con tirilla y cuyo resultado reporte "esterasa leucocitaria" o "Nitritos" presentes, predice menos probablemente la presencia de bacteriuria, que la combinación de síntomas y signos clínicos ITU. La tirilla tiene mayor utilidad para descartar y no tanto para confirmar el diagnóstico de ITU (si la prueba es negativa, existe apenas un 20% de probabilidad de tener ITU) Considere tratamiento empírico antibiótico para mujeres menores de 65 años que se presenten con más de tres síntomas de ITU (D) La presencia de disuria y polaquiuria, aumenta la probabilidad de ITU en más del 90% de casos. Sin embargo, si hay descarga vaginal, la probabilidad de bacteriuria disminuye y deben considerarse otros diagnósticos diferenciales (enfermedad pélvica inflamatoria o patología ginecológica). Además, debe incluirse examen pélvico, si es del caso Trate a las mujeres no gestantes de cualquier edad con síntomas o signos de LITU con un esquema empírico de tres días de trimetoprim/sulfa (TMP) o nitrofurantoina (B) No hay diferencia en el tratamiento de ITUL no complicada en mujeres, en cuanto a duración se refiere (3 vs 7 vs 14 días) Tenga precaución con el uso de nitrofurantoína en pacientes ancianos, pues tienen un riesgo mayor de toxicidad (>>). La eficacia de nitrofurantoína, puede afectarse con el cambio en el pH urinario. Se desaconseja el uso de agentes alcalinizantes de la orina durante el tratamiento con éste antibiótico (por ejemplo, citrato de potasio) La Fosfomicina es el tratamiento de elección en LUTI no complicada, en pacientes con riesgo de bacteriuria por germen multirresistente Considere la hospitalización de pacientes incapaces de tomar líquidos o medicamentos vía oral o que presenten signos de sepsis (>>). Cuando no se requiera hospitalización, tome urocultivo por micción espontánea e inicie antibióticos orales de forma ambulatoria. Admita al paciente en el hospital si no hay respuesta al esquema antibiótico en las primeras 24 horas (D) En mujeres no gestantes con síntomas o signos de UUTI, ofrezca un esquema antibiótico con ciprofloxacina (7 días) o amoxicilina-clavulánico (14 días)(D). Éste recomendación puede variar de acuerdo a la susceptibilidad microbiológica regional. No se recomienda el uso de nitrofurantoína, porque este antibiótico no alcanza concentraciones efectivas en sangre. Si se usa TMP, completar 14 días de tratamiento. No tratar a las mujeres no gestantes con bacteriuria asintomática (A) Se recomienda el uso de cápsulas de arándano, para reducir la frecuencia de recurrencia de ITU (A),  El arándano interactúa con la warfarina, por lo cual es prudente una vigilancia más frecuente del INR. Puede considerarse el uso de methenamina hipurato para la prevención la recurrencia de ITU sintomática, en pacientes sin alteraciones estructurales del árbol urinario (B) . Evidencia conflictiva No está indicado el uso de estrógenos de rutina para prevenir ITU recurrente en mujeres pos menopáusicas (A) Tratamiento de UTI en hombres El grupo antibiótico de elección en hombres con síntomas sugestivos de prostatitis, es el grupo de quinolonas por su excelente penetración a próstata (B). Se recomienda un esquema de cuatro semanas de duración En un hombre con cuadro agudo de disuria y polaquiuria, deben considerarse como diagnósticos diferenciales: prostatitis, infección por chlamydia y epididimitis. Por lo menos el 50% de los hombres con ITU recurrente y más del 90% de hombres con ITU y fiebre, tienen compromiso prostático que pueden llevar a complicaciones tales como absceso prostático o prostatitis crónica Si el paciente tiene síntomas de UUTI, presenta fallo al tratamiento o presenta ITU recurrente (dos o más episodios en tres meses,referencia 9), debe procederse al estudio de las vías urinarias (D)  Los estudios urodinámicos revelarán anormalidades del tracto urinario inferior en 80% de hombres adultos que se presentan con un primer episodio de ITU o ITU recurrente Segundo enunciado: el diagnóstico de ITU asociada a catéteres urinarios no puede sustentarse con el uso de tirillas. Las tirillas no son un método efectivo para detectar infección en pacientes con catéteres urinarios. Éste método pierde sensibilidad, dado que el catéter por sí solo puede explicar tanto piuria como bacteriuria Tratamiento de la infección urinaria en pacientes con catéteres En este grupo de pacientes, no puede tenerse absoluta certeza que los síntomas clásicos, orientarán al diagnóstico de ITU (D): un tercio de los pacientes con catéter vesical, tendrán ITU clínicamente manifiesta como fiebre sin foco aparente. Cuando éste grupo de pacientes tiene fiebre, probablemente presenten bacteriemia. Uno de los siguientes signos clínicos, respalda el difícil diagnóstico de ITU en éste grupo de pacientes: dolor costo-vertebral reciente, escalofríos, delirium de inicio reciente y fiebre mayor a 37.9 en dos oportunidades durante 12 horas. En pacientes con catéter vesical y lesión medular, son datos clínicos compatibles con ITU: incremento en la espasticidad, la disreflexia autonómica y la sensación de disconfort abdominal Evitar el uso rutinario de antibiótico profiláctico (A) Evitar el tratamiento de bacteriuria asintomática (B) Solamente ordene urocultivo, si el paciente tiene sepsis: no lo solicite por la apariencia o el olor de la orina (>>) Cambie el catéter vesical, si estaba presente, antes del inicio de tratamiento antibiótico para ITU sintomática (B) Tercer enunciado (NICE): Los pacientes de género masculino con ITUU, deben ser remitidos para investigación urológica por la alta probabilidad de tener alteraciones estructurales del árbol urinario (ver arriba:tratamiento de ITU en hombres) Cuarto enunciado (NICE): debe tomarse urocultivo en los casos en los que se inicie tratamiento antibiótico empírico para ITU y en los pacientes que no respondan a dicho tratamiento inicial. Quinto enunciado (NICE): evite ordenar antibióticos para tratar bacteriuria asintomática en pacientes con catéteres vesicales y en mujeres no gestantes. Tratamiento de infección urinaria y bacteriuria asintomática en gestantes (conceptos de la guía actual que basa NICE desde la guía escocesa) Solicitar urocultivo de rutina en la primera visita prenatal. En caso de ser este positivo en dos ocasiones, tratar la bacteriuria (A) y solicitar urocultivo de control en cada visita prenatal hasta el parto (C). Esta última recomendación, además de estar basada en evidencia de baja calidad, puede no ser costo-efectiva en países en vías de desarrollo (comentario del autor del blog) Existe sólida evidencia, en relación a bacteriuria asintomática a riesgo de amenaza de parto pretérmino, ruptura prematura de membranas y bajo peso al nacer (referencia 13) No existe evidencia que sugiera que el uso de penicilina o cefalosporinas se asocie a riesgo de malformaciones congénitas. Tampoco existe contraindicación al uso de TMP para mujeres gestantes, excepto que tengan deficiencia de folatos demostrada, baja ingesta de folatos o que estén tomando antagonistas de folatos (como metotrexate) Un esquema antibiótico de siete días, generalmente será suficiente para el tratamiento de bacteriuria asintomática (>>) Dado el riesgo que entraña la bacteriuria asintomática en embarazadas, debe realizarse urocultivo control, siete días después de completar el tratamiento antibiótico para confirmar la cura microbiológica (>>) Sexto enunciado (NICE): evitar prescribir profilaxis antibiótica a adultos con catéteres vesicales buscando “prevenir” ITU, a menos que exista una historia de infección recurrente y grave   Julián H Ramírez Urrea, MD. Internista Hospital Universitario S Vicente Fundación, Medellín. Profesor del Departamento de Medicina Interna de la Universidad de Antioquia http://jrminterna.blogspot.com/2015/06/ultima-hora-guias-de-practica-clinica.html Guías Surviving Sepsis 2013 Lee también: http://www.sign.ac.uk/guidelines/fulltext/88/

david

david

 

Calendario de vacunaciones de la AEP 2015

El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría actualiza anualmente su calendario de vacunaciones, tras un análisis tanto epidemiológico como de la seguridad, efectividad y eficiencia de las vacunas actuales, incluyendo grados de recomendación. Es el calendario que se estima idóneo actualmente para los niños residentes en España. En cuanto a las vacunas oficiales incluidas en el calendario común, se recalca la posibilidad de vacunar indistintamente frente a hepatitis B desde el nacimiento o desde los 2 meses; la recomendación de la primera dosis de triple vírica y de varicela a los 12 meses y la segunda a los 2-3 años; la administración de la vacuna DTPa o Tdpa a los 6 años, con refuerzo en la adolescencia; estrategias con Tdpa en embarazadas y convivientes del recién nacido, y la inmunización frente al papilomavirus en niñas a los 11-12 años con pauta de 2 dosis (0, 6 meses). Este comité insiste en la vacunación antineumocócica universal, tal y como se está llevando a cabo en todos los países de Europa Occidental. La vacuna frente al meningococo B, autorizada pero bloqueada actualmente en España, presenta un perfil de vacuna sistemática y se reivindica que, al menos, esté disponible en las farmacias comunitarias. Se propone, igualmente, la disponibilidad pública de las vacunas frente a la varicela, ya que han demostrado ser efectivas y seguras a partir del segundo año de vida. La vacunación frente al rotavirus es recomendable en todos los lactantes. La vacunación antigripal anual y la inmunización frente a la hepatitis A están indicadas en grupos de riesgo. Leer artículo Original en la Revista “Anales de Pediatría” con el siguiente enlace: http://www.analesdepediatria.org/es/calendario-vacunaciones-asociacion-espanola-pediatria/articulo/S1695403314005128/ Enlace al Calendario Vacunal 2015 en versión PDF en la web de la AEP: http://vacunasaep.org/profesionales/calendario-de-vacunaciones-de-la-aep-2015

david

david

 

UE “Urgencias una Especialidad Primaria”

REPRESENTANTES DE 22 PAISES DE LA UNION EUROPEA, APRUEBAN POR UNANIMIDAD QUE LA MEDICINA DE URGENCIAS SEA  UNA ESPECIALIDAD PRIMARIA. En una reunión celebrada en Bruselas el pasado 5 de diciembre por la Sección de Medicina de Urgencias de la European Union of Medical Specialists (UEMS) órgano asesor del Parlamento Europeo. Madrid 17 de febrero de 2015: La reunión a la que asistieron 30 especialista en la Medicina de Urgencias de 22 países miembros de la Unión Europea, y en la que se trató la necesidad de adoptar el modelo de formación en esta disciplina vía especialidad primaria, según marcan las directrices recogidas en el Anexo 5.1.3. de la Directiva 2005/36/EC. La propuesta realizada por el doctor Luis Garcia-Castrillo vicepresidente de la UEMS, y representante nacional en la UEMS, fue votada y aceptada  por unanimidad para instar a todos los países de la Unión Europea a que dichas directrices sean aplicadas por todos los miembros de la UE. Según declaraciones del doctor Luis García-Castrillo, “esta  manifestación refleja la situación actual de la Medicina de Urgencias en Europa, donde la especialidad básica está reconocida en 19 países, y aquellos que la tenían como supra especialidad se han reconvertido a formación básica o están en vías de hacerlo, como ha sido el caso reciente de Suecia, Visto desde la perspectiva Europea la formación en Medicina de Urgencias vía supra especialidad no es la mejor forma para garantizar un avance en la calidad asistencial de estos servicios”. Para el doctor Juan Gonzalez Armengol presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES). “Esto tiene implicaciones importantes, ya que la configuración de Urgencias y Emergencias  en España como una subespecialidad, implica que se veta la movilidad de los profesionales y futuros fuera de nuestro país, porque no se les reconocerá su formación, además de contravenir nuestro ordenamiento jurídico, que asumió en 2008 esta Directiva” A lo que Armengol añade “Exigimos al Gobierno que asuma sus compromisos internacionales derivados de nuestra pertenencia a la Unión Europea, máxime cuando, además, esta propuesta es mucho más barata de lo que se recoge en el Real Decreto de Troncalidad aprobado en agosto de 2014, y no tiene sentido que se malgaste el dinero de los españoles. Un informe conjunto de los Defensores del Pueblo de toda España, de reciente publicación, recoge en sus conclusiones este extremo, como garantía de la seguridad y la calidad de la atención que se presta a los pacientes en estos servicios. Así, los pacientes, las instituciones, los profesionales  y sus asociaciones  tanto aquí  como fuera de España lo han puesto claramente de manifiesto”. La próxima reunión de la Sección de Medicina de Urgencias se celebrará en Madrid el de 8 de mayo de 2015, y un día antes está previsto que se realice una Jornada Divulgativa de la Medicina de Urgencias en la Unión Europea. Fuente  

david

david

 

Los residentes impulsan más investigación en AP

Los médicos jóvenes toman parte en la apuesta de Semergen por promover los trabajos científicos. Fuente de la noticia. Jesús Vicioso Hoyo / Imagen: Miguel Fernández de Vega. Bilbao Un importante número de residentes ha recogido el guante lanzado desde la directiva de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) para impulsar fuertemente la investigación en la especialidad y, por ello, durante el congreso de Bilbao se ha presentado la Red de Investigadores Residentes (Rires), con la finalidad de extenderla por todas las comunidades autónomas. El proyecto piloto de esta red surgió en la Comunidad Valenciana, donde se han ido formando residentes a través de un trabajo científico denominado ‘Anciano frágil’. Los residentes de la región levantina ya han dado sus primeros pasos y, de hecho, durante el Congreso Nacional de Semergen en Bilbao se han presentado una decena de comunicaciones. Ahora toca el turno de extender el colectivo al resto de colegas jóvenes de todo el país. “Tenemos gente muy interesada, de todas las comunidades, en formar parte de este proyecto”, reconoce Yoshio Antoian Silvero, médico de Urgencias del Hospital de Xativa (Valencia) y miembro impulsor de la Rires. Silvero ha indicado que la intención del grupo es realizar el proyecto con una alta participación de pacientes. “Ya hay estudios sobre este tema, pero no cuentan con mucho tamaño muestral. (…) Por eso, queremos llegar a todo el país y habíamos pensado en trabajar con 2.200 ancianos, con lo que el tamaño de la muestra nos permitiría ver la fragilidad real que tenemos en la población mayor”, ha expresado el investigador. En la primera fase de ‘Anciano frágil’ se accedería a la historia clínica del paciente, mientras que en la segunda parte se realizarían test para medir diferentes escalas, como la nutricional, la hipertensión e, incluso, el riesgo de caídas, entre otros aspectos.   Dinamizar la investigación En la presentación también ha participado Juan Carlos Romero Vigara, coordinador nacional del Grupo de Trabajo de Residentes de Semergen, que ha señalado que la Reis servirá para desarrollar líneas investigadores que propicien futuras tesis doctorales. Conocimiento, en definitiva, que repercutirá en cómo atender mejor a la población. “La investigación no solo nos servirá para publicar, sino, también en el manejo clínico diario de la consulta”, ha reconocido Romero Vigara. El coordinador del grupo de residentes ha aseverado, de igual forma, que investigación y formación “son compatibles”. Pero Romero ha señalado otro aspecto importante: para que los residentes investiguen tienen que tener “un tutor que los motive”. “Porque arrastrará a los residentes” a dar más de sí en este periodo tan importante para el médico de Atención Primaria. Acudieron al acto de presentación, además de Silvero y Romero, Jesús Vergara Martín, vocal responsable de la Agencia de Investigación de Semergen, y Lorena Muñoz González, vocal médico interno residente de la sociedad científica. Yoshio Antoian Silvero, miembro impulsor de la Rires; Lorena Muñoz González, vocal médico interno residente de Semergen; Jesús Vergara Martín, vocal responsable de la Agencia de Investigación de la sociedad científica, y Juan Carlos Romero Vigara, coordinador nacional del Grupo de Trabajo de Residentes de Semergen, durante la presentación de la red  

david

david

Conéctate para seguir esto